STAR WARS: El imperio de los sueños (Parte 1 de 2)

pz0dd3m30noy
Es difícil recordar cómo era el mundo antes de STARWARS

No existían los teléfonos móviles, ni internet. La industria del videojuego aún estaba en pañales, y los ordenadores realizaban las funciones de una calculadora ocupando una habitación entera. La carrera espacial había terminado y el espacio llevaba años perdiendo el interés popular.

En EEUU existía una gran inflación. El precio del petróleo era muy alto, y el Caso Watergate provocó que la sociedad ya no creyese en sus héroes ni sus políticos. La guerra de Vietnam fue la gota que colmó un vaso que ya estaba sobradamente agrietado; fragmentó a la sociedad y provocó numerosos disturbios urbanos.

Hollywood también presentaba un panorama sombrío, con una serie de films catastrofistas y negativos. Superproducciones como “Terremoto”, “La Aventura del Poseidón” o “El Coloso en llamas” eran películas pesimistas que reflejaban el estado de agitación social y política, en las que los héroes tradicionales daban paso al “antihéroe” duro, que rompía todas las reglas y era capaz de cualquier cosa por alcanzar un fin.

Además, a finales de los 60, los fundadores de los grandes estudios de cine se jubilaron y procedieron a vender a corporaciones de empresas que nada tenían que ver con el mundo del cine. Tan solo hacían lo que los nuevos departamentos de marketing decían que debían hacer, mediante el uso de estudios demográficos, segmentación y demás. Trataban de encontrar el nicho perfecto y descubrieron un mercado emergente realmente interesante: El de los filmes hechos por jóvenes para los jóvenes.

Desesperados por reconectar con el público, acudieron a las universidades de cine de Los Ángeles en busca de nuevos cineastas que trajesen un soplo de aire fresco. Nombres ahora tan conocidos como Francis Ford Coppola, Brian de Palma, Martin Scorsese o Steven Spielberg, aportaron esa sensibilidad que Hollywood ansiaba con desesperación.

En medio de todo ésto, se encontraba George Lucas, un joven director independiente, irónicamente orgulloso de su independencia con Hollywood. Pasó su infancia fascinado con los mundos de aventuras reflejados en libros como Robin Hood o la Isla del tesoro, y pegado a la pantalla de televisión con los seriales de ciencia ficción de los años 50, al más puro estilo Flash Gordon o Buck Rogers. Pero necesitaba encontrar a alguien que lograse tener su visión.

Los filmes de ciencia ficción de la época no eran un género rentable en aquella época. La película más taquillera había sido “2001: Odisea en el espacio”, y antes “El Planeta de los Simios”, alcanzando alrededor de 24 millones de dólares (menos de lo que recaudaría Star Wars en su primer fin de semana).

Eran películas que mostraban futuros apocalípticos, nada esperanzadores, que continuaban siendo un oscuro reflejo de la sociedad americana. Universal y United Artist se echaron atrás con el proyecto, pero dada la falta de confianza de Lucas en las grandes corporaciones, sintió que les hacían un favor, ya que no quería dejar en manos de la gente incorrecta su proyecto de vida.

Parecía que todo y tod@s estaban en su contra y de que STAR WARS viese la luz. Pero dicen que “la noche es más oscura antes que el amanecer”

No se trató solo de casualidad que un joven y arriesgado Jefe de Asuntos Creativos de 20th Century Fox viese el potencial de la fantasía espacial creada por Lucas. Alan Ladd Junior vio pasión en el director, aunque no tanto en el proyecto; pero creyó en la persona, en su capacidad de trabajo y todo lo que estaba dispuesto a sacrificar por alcanzar un sueño.

Y es que, generalmente, la clave del éxito se basa precisamente en eso: en CONFIAR y PERSERVERAR; en CREER EN NOSOTR@S MISMOS y NUESTRO PROYECTO.

3327630-star-wars_eeqgkk

Tras una producción caótica, la Guerra de las galaxias obtuvo un éxito sin precedentes de crítica y taquilla, convirtiéndola en el primer blockbuster de la historia con sus más de 700 millones de dólares en taquilla. Además, STAR WARS transformó la industria del cine de forma total, como si de un gran tsunami se tratase, cuyas aguas llegan hasta nuestros días.

starwarspremierepic_large

CONTINUARÁ…

comunicacion@grupoexterna.es